Search
viernes 15 diciembre 2017
  • :
  • :

El odio, la convivencia y la tolerancia desde la mirada de la Justicia de Paz

El odio, la convivencia y la tolerancia desde la mirada de la Justicia de Paz

Nelson Colina

La existencia de los “delitos de odio” es tan antigua como la humanidad, su reconocimiento en el orden jurídico no comienza sino hasta hace pocas décadas. Hay que esperar al avance internacional de los Derechos Humanos y al avance en el ordenamiento jurídico internacional para que se señale el odio contra el diferente como causa singular que origina o motiva un delito. El concepto de delito de odio es conocido como delito motivado por intolerancia, es decir, por prejuicios o animadversión que niegan dignidad y derechos a personas y colectivos que estiman diferentes.

En los delitos de odio, las víctimas son intencionalmente seleccionadas a causa de una característica específica, les inflige un daño físico y emocional incalculable y amenaza la seguridad y el bienestar de todos los ciudadanos. Reconocer su existencia, implica señalar que cualquier delito realizado contra personas, colectivos sociales y/o sus bienes, cuando la víctima, los bienes o el objetivo del delito hayan sido seleccionados por prejuicios o animadversión por la condición social, por vinculación ideológica, pertenencia o relación con un grupo social definido por su origen nacional, étnico o racial, su idioma, color, religión, género, edad, discapacidad mental o física, orientación sexual, indigencia, enfermedad o cualquier otro factor heterófobo objeto de odio. Los crímenes de odio dirigidos contra grupos específicos no sólo hieren a las víctimas individuales, también envían a todos los miembros del grupo al que pertenece la víctima un potente mensaje de amenaza de intolerancia.

La alarma generada por los ataques y manifestaciones violentas y terroristas a la que estuvo sometido el país, desde al año 2002, hasta lo ocurrido en todo lo transcurrido en el año 2017, donde la oposición política generó daños contra instituciones del Estado, sedes de organizaciones sociales, así como las diversas agresiones a enseres y bienes, y más aún la quema y muerte de personas relacionadas con los grupos objeto de agresiones de odio, causaron preocupación y alarma en la sociedad venezolana, condujeron a la aprobación de un instrumento jurídico para sancionar tales actuaciones.

La preocupación de la sociedad venezolana ante la magnitud de los eventos acontecidos y ante la ausencia de un instrumento jurídico en el que se reconociera la gravedad de los crímenes de odio y la urgente necesidad de prevenirlos, así como por la debida atención a sus víctimas, condujo a que el Presidente, Nicolás Maduro, propusiera a la Asamblea Nacional Constituyente, la discusión de la Ley Contra El Odio, por la Convivencia Pacífica y la Tolerancia, la cual fue aprobada. La nueva norma está constituida por 25 artículos que tienen el objetivo de promover la tolerancia y prevenir toda forma de odio, hostigamiento y violencia. Por ello establece prohibiciones en la emisión de mensajes que puedan ser considerados negativos y que promuevan la guerra y la discriminación.

Desde la mirada de la justicia de paz, la Ley Contra El Odio, por la Convivencia Pacífica y la Tolerancia, es una respuesta cónsona con una sociedad que quiere avanzar en el respeto a los Derechos Humanos y que exige y requiere el reconocimiento de estos delitos, y de políticas públicas y voluntad institucional, de planes integrales contra la intolerancia y sus manifestaciones (racismo, xenofobia, antisemitismo, homofobia, sexismo, discriminación, etc.). Es necesaria y urgente la actuación decidida de la Justicia y como no, de un compromiso social colectivo para evitar aquello que expresaba Martín Luther King: “tendremos que arrepentirnos no tanto de las acciones de la gente perversa, sino de los pasmosos silencios de la gente buena”.

Nelson Colina

O4167312764

Juecesdepazptocabello@gmail.com

Twitter: @nelsonrafael07




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *