Search
lunes 20 noviembre 2017
  • :
  • :

Los errores gramaticales son convenientes conocerlos

Los errores gramaticales son convenientes conocerlos

Carlos Parra (*)

Hola amigas y amigos!

En nuestro idioma hay una gran cantidad de verbos que son pronominales, estos verbos se construyen con un pronombre átono, “me, te, se, nos, les, los, etc.” que van en la misma persona y número que el verbo.

También los verbos pronominales son intransitivos y no llevan objeto directo (O. D.) Si se elimina el pronombre se obtiene un verbo, esta vez transitivo, con otro significado.

Este caso se da en muchos verbos de uso frecuente como levantar (levantar – levantarse), subir (subir – subirse), tirar (tirar – tirarse).

Es incorrecto decir “los jugadores calentaban en la banda”. Lo propio es decir “los jugadores se calentaban en la banda”.

En la forma incorrecta se ha usado el verbo “calentar” sin pronombre, como verbo transitivo y con objeto directo: “calentar la sopa”, “calentar la cabeza”.

El error del ejemplo es usarlo como verbo intransitivo y omitir el pronombre “se”.

Otro caso es utilizar como pronominales, verbos que no lo son.

Por ejemplo, es impropio decir: “me recordé”, “me supuse”, etc. Lo propio es “supuse, recordé”.

“suponer” y “recordar” no son pronominales y por lo tanto no deben llevar pronombre. Este error se produce sobre todo en la lengua hablada. En este caso, suele aceptarse, pero es preferible evitarlo en la lengua escrita.

De igual manera es frecuente usar el “leísmo” de manera incorrecta.

Se conoce como “leísmo” al uso de “le” en lugar de “lo”.

Los objetos directos, en la tercera persona, se expresan en español con el pronombre “lo”, o su femenino y sus respectivos plurales (lo – los – la – las).

Por ejemplo, es incorrecto: “llevé el vehículo y el mecánico le reparó”. Lo propio sería “llevé el vehículo y el mecánico lo reparó”.

El leísmo esta admitido sólo en los casos en que “le” se emplea como complemento u objeto directo de persona en masculino. Por ejemplo: “a su amigo le favoreció cuanto pudo”, “a su amigo lo favoreció cuanto pudo”. Ambas formas son correctas o propias.

Otro error frecuente en la gramática es el uso del gerundio. El gerundio expresa coincidencia temporal o anterioridad inmediata con el verbo y no debe usarse para expresar posterioridad.

Por ejemplo, es incorrecto: “el ladrón huyó, siendo detenido horas después”. Lo correcto es “el ladrón huyó y fue detenido horas después”.

Recuerde que el gerundio se reconoce por la terminación “ando”, “iendo”, “yendo”.

El gerundio se emplea en español para significar que dos acciones son simultáneas o que una antecede inmediatamente a la otra.

Ejemplo: “desde la puerta veía a los niños corriendo en la calle”. Aquí las acciones suceden de manera simultáneas.

Otro error significativo en la gramática es con el verbo impersonal “haber”.

El verbo “haber”, además de ser el verbo auxiliar con el que se forman las formas verbales compuestas, puede usarse como impersonal para expresar la presencia de una o varias personas en un mismo lugar.

En este caso sólo puede usarse en tercera persona del singular. Por ejemplo, es incorrecto escribir: “habían muchas personas”, lo correcto es “había muchas personas”. Aunque el lenguaje hablado es usual escucharlo, hay que evitar esta incorrección en el lenguaje escrito. Ejemplo: “hubieron varios heridos”, lo correcto es “hubo varios heridos”.

También en la gramática española la expresión “se” cumple diversas funciones. Señala situaciones impersonalizadas, como en el ejemplo siguiente:

Es incorrecto “se convocarán a todos los asociados”. Lo correcto es “se convocará a todos los asociados”.

Las oraciones impersonales con “se” no tienen sujeto, ni expreso, ni tácito, y deben construirse con el verbo en tercera persona del singular.

Por ejemplo: “se come bien en este restaurante”. “se es feliz aquí”. “se ayuda a los ancianos”. “se vende esta casa”.

Sirva todo lo escrito para distinguir los errores, las formas aceptables de uso común, pero no normativas y las preferibles normativas. Hay otros errores gramaticales que estudiar, que los abordaremos en otra oportunidad.

“Enseñen y tendrán quien sepa; eduquen y tendrán quien haga”.

Simón Rodríguez.

(*) Lcdo. Lengua y Literatura y Miembro correspondiente de la Academia de la Lengua, Capítulo Carabobo.

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *