Search
lunes 20 noviembre 2017
  • :
  • :

“Medidas anunciadas para impedir especulación resultaron un fiasco”

“Medidas anunciadas para impedir especulación resultaron un fiasco”

Francisco Chirinos Foto / José Martínez

“Las medidas anunciadas para disminuir el creciente abuso de la cadena de producción y el mercado mayorista, en donde militares, policiales, fiscales, y cuanta autoridad pública corresponde el ejercicio del control de mercancía y productos de la dieta básica, ha resultado un fiasco para los intereses de los sectores populares y pueblo en general”.

Así lo afirmó Carlos Jhonge Zavala, quien agregó que los exagerados precios de la carne, el pollo, enlatados, envasados, caraotas, arroz, pastas, huevos, azúcar y verduras, ha desbordado el aumento de salarios anunciado como elemento protector de los trabajadores del país.

“No debió el Presidente Maduro, anunciar la congelación de precios en 50 productos de la cesta alimentaria, sino tenía previsto acometerlo con la urgencia que la nación reclama. La implementación de los mercados populares, la distribución de los CLAP y su repotenciación no satisfacen intereses colectivos y sociales”, insistió Jhonge.

 

Papel constituyente

A juicio del docente universitario, todo incremento de salario sin control de precios representa un intento fallido. En efecto, de qué ha valido el reciente aumento de sueldo si inmediatamente el comercio especulador triplica los precios, se preguntó.

“El pasado 1° de mayo, asistimos a un acto de masas, en Caracas, donde el Presidente Maduro anunció públicamente la designación de una comisión para el estudio de políticas de control de precios que más tarde reafirmó la Asamblea Nacional Constituyente, y miren que entramos en el mes de noviembre, nos aproximamos al fin de año, se convoca nuevamente a un proceso electoral, para escoger alcaldes, y el problema básico y fundamental continua siendo delegado, y, ahora ni siquiera se aborda el tema, salvo para atribuir al enemigo opositor, que cierto anda en campaña internacional, solicitando la adopción de sanciones económicas contra el país, la responsabilidad que ciertamente la población sabe que tienen, no obstante; también es obligación del Gobierno, y la Constituyente, y más sobre esta que es un súper poder, tomar urgentes medidas que por ningún lado se observan ni aplican contra el comercio especulador, acaparador y criminal”.

 

Medidas insuficientes

Jhonge reiteró que, “si bien la campaña criminal de incremento de precios, obedece en gran medida a la conducta por demás irracional de la burguesía nativa por derrocar al Gobierno, las medidas adoptadas por el gabinete económico no logran frenar la escalada creciente de precios puesta en práctica contra los intereses populares”.

“El papel y responsabilidad de la ANC ha sido hasta el momento totalmente nulo, no puede hablarse de paz, si esta no está precedida de soluciones para el alcance social y político. Lo urgente por encima de toda otra tarea, es enfrentar al irresponsable mercado especulador. El malestar social y colectivo ha sabido ubicar al sector burgués de donde proviene la ofensiva contrarrevolucionaria, contra el pueblo.

La ANC, por tratarse de un poder derivado, actúa como apéndice hipotecando su autonomía como suprapoder, y limita su proceder independiente a las orientaciones trazadas desde el poder constituido, lo que reduce su función como poder originario”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *