Search
lunes 20 noviembre 2017
  • :
  • :

Puerto Rico cerca de una crisis humanitaria que puede evitarse

Puerto Rico cerca de una crisis humanitaria que puede evitarse

San Juan.- El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, ha advertido de que el efecto devastador del huracán María tiene a su país “cerca de una crisis humanitaria, aunque se puede evitar”. El joven mandatario, de 38 años, ha llamado al Gobierno de Estados Unidos del que Puerto Rico es Estado Libre Asociado a tratar la tragedia de los tres millones y medio de puertorriqueños en la isla como una tragedia de “ciudadanos americanos”. Su gobierno, heredero de una administración en quiebra tras dos décadas de negligentes políticas de gasto basadas en el endeudamiento, urge al Capitolio a aprobar una partida multimillonaria de rescate para Puerto Rico.

“Si nosotros no podemos proveer para que la comida siga llegando de manera apropiada o para que tengamos acceso a energizar áreas que son infraestructura crítica como salud, acueductos, etcétera, nos vemos más cerca de una crisis humanitaria”, dijo Rosselló. “Lo que estoy haciendo es alertar con tiempo”.

Pasados los días más críticos de rescate de gente en peligro unos 6.000 boricuas fueron evacuados de inundaciones que amenazaban sus vidas y más de 15.000 permanecen en refugios, y si bien continúan riesgos directos como los deslaves o el posible estallido de la presa Guajataca en un área habitada por 70.000 personas, la segunda etapa del desafío es llegar a auxiliar a todo un país con la mitad de la población en la pobreza y en el que han volado por los aires miles de viviendas precarias. Tras la tempestad, se aclara el panorama y alrededor emergen penurias de las que las autoridades, casi sin comunicación con varios municipios rurales desde el impacto de María, van recibiendo noticia como ganchos un boxeador noqueado.

El lunes en rueda de prensa al gobernador Rosselló lo pillaba la referencia de un reportero a la macabra e insalubre situación que vive el municipio de Lares (centro de la isla), donde una veintena de cadáveres han aflorado en el camposanto. Otro ejemplo crítico: la Guardia Nacional trata de abrirse paso hacia el pueblo de montaña de Orocovis, aislado tras el huracán, y los vecinos ponen de su parte a base de machete y palas.

Hasta el lunes la cifra oficial de víctimas mortales del ciclón se elevaba a 16 por golpes, deslaves, crecidas de río, ahogamientos y otros accidentes. Las pérdidas económicas podrían estar en 34.000 y 72.000 millones de dólares, según estima la firma AIR Worldwide; ello viene a sumarse a los 73.000 millones de dólares que debe Puerto Rico a sus acreedores y a un agujero de 50.000 millones en el fondo de pensiones. La tormenta financiera perfecta para una isla que ya estaba en quiebra.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *