Search
domingo 24 septiembre 2017
  • :
  • :

Muelle de aguas profundas quedó sólo en promesas

Muelle de aguas profundas quedó sólo en promesas

Oleg Kostko

“Este proyecto generará empleos y servirá como puerta de entrada del Caribe hacia Venezuela”. Fueron palabras del exministro de Transporte y Comunicaciones, Francisco Garcés, el 5 de octubre del 2011, al momento de anunciar la construcción de una nueva terminal de contenedores en Puerto Cabello, la cual se ubicaría en los terrenos de la antigua hacienda La Salina, en las adyacencias de una reconocida comercializadora al mayor.

 

El monto inicial de la primera etapa de dicha obra fue de 520 millones de dólares. La primera fase incluía un rompeolas de 736 metros de longitud, dos puestos de atraque para buques de 70.000 toneladas, un área total de manejo de carga y almacenaje de 38 hectáreas y 690 metros lineales de muelle equipado con seis grúas pórtico para la carga y descarga, con capacidad para recibir buques de mayor tamaño a los que ingresan a la actual zona portuaria.

 

La empresa encargada de la construcción fue la transnacional China Harbour Engineering Company (CHEC), bajo un convenio firmado con Bolipuertos como parte del Fondo Chino. Para el 29 de abril del año 2014, informaciones publicadas en medios oficiales aseguraban que la obra presentaba un 30% de ejecución.

 

Así lo había dado a conocer el exministro de Transporte y Comunicaciones de ese año, el Mayor General Hebert García Plaza, en un boletín publicado por la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) cuando se realizó la colocación del primer pilote de lo que sería la estructura del nuevo muelle.

 

Respecto a la fecha de culminación, García Plaza anunció que se esperaba que la infraestructura entrara en funcionamiento “durante el primer semestre del año 2017”. El exministro en la actualidad se encuentra exiliado y requerido por la Fiscalía por presuntamente estar incurso en el delito de peculado doloso.

 

Ha pasado la fecha de culminación y el estado en el que aparentemente se encontraría la misma estaría muy lejos de catalogarse como terminada. Diario La Costa tuvo acceso a imágenes exclusivas que muestran que la obra se encontraría paralizada, según fuentes extraoficiales, desde hace dos años por falta de pagos.

 

En cuanto al estado en el que quedó la obra, informan las fuentes que supuestamente sólo se ejecutaron los trabajos de saneamiento del terreno, se habrían colocado poco más de 100 pilotes y quedó pendiente la colocación de las losas de concreto para los patios de las instalaciones, al igual que el dragado del mismo. Los pocos trabajadores de la referida empresa que aún permanecen en el área sólo custodian la maquinaria pesada propiedad de la transnacional.

 

De acuerdo a fuentes extraoficiales, tras la paralización de la obra la directiva de Bolipuertos habría intentado llegar a un acuerdo con la empresa para la reactivación del proyecto, renegociando el convenio, pero ésto al parecer no prosperó, ya que extraoficialmente la compañía china habría exigido que la estatal se limitara a pagar lo que se acordó originalmente.

 

Sólo 23% de ejecución

Un documento del Ministerio del Poder Popular para el Transporte Acuático y Aéreo señala que para el 20 de agosto del año 2015 la obra sólo tenía un 23,67% de ejecución y se encontraba paralizada desde hacía dos meses. En éste se hace una observación: “la empresa está solicitando el pago de las valuaciones, manifiesta que no tienen disponibilidad financiera”.

“Avance con retraso, en este momento la empresa está imprimiendo mayor velocidad a la ejecución, se está iniciando la etapa principal de la obra (colocación de pilotes en muelle), hasta la fecha se han colocado 146 pilotes para un avance en colocación de pilotes de 15%”, detalla el boletín.

 

Situación lamentable

El presidente de Asoaduanas, Antonio Marcano, lamentó la situación en la que se encontraría la mencionada construcción. Recordó que cuando comenzó la obra había mucho ímpetu y entusiasmo tanto por parte del sector aduanero como del gobierno nacional.

“Era una obra de envergadura y que beneficiaria mucho a los porteños, sobre todo en la generación de empleos directos e indirectos, pero sin ninguna explicación no supimos más respecto a los trabajos”, aseguró.

 

Aduanas en crisis 

Marcano aprovechó para denunciar la crisis por la que pasa en la actualidad el sector aduanero. Informo que en estos momentos las importaciones han caído estrepitosamente y el gobierno es el que importa el 70% de todos los productos que ingresan por los muelles de Puerto Cabello, mientras que el restante 30% son importaciones de empresas privadas.

Asimismo, adelantó que las importaciones de la empresa privada se han reducido en un 60%. “Esa obra habría paliado mucho en años anteriores problemas como el ingreso de mercancía al país, cuando antes llegaban a los muelles 30 barcos semanales”, argumentó.

Como representante del sector aduanero aseguró que muchas aduaneras del litoral han cerrado o han reducido personal producto de la crisis, indicó que la situación es caótica, ya que el referido sector vive del movimiento en los puertos y con la caída de los mismos las empresas se han visto diezmadas.

 

No hubo respuesta en Bolipuertos

Buscando la versión oficial de Bolipuertos el equipo reporteril de este medio impreso trató de confirmar la información. Allí expresaron que no estaban autorizados a declarar, salvo que recibieran una solicitud y una autorización por escrito desde Caracas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *