Search
domingo 24 septiembre 2017
  • :
  • :

Jhonge: “Es necesario un proyecto revolucionario de rasgo civilizador”

Jhonge: “Es necesario un proyecto revolucionario de rasgo civilizador”

Francisco Chirinos /Foto: José Martínez

A juicio del docente universitario Carlos Jhonge Zavala, un proyecto revolucionario debe ser un modelo civilizatorio donde la propia realidad y la idiosincrasia de nuestros pueblos se pongan de manifiesto, lejos de modelos copiados de otras realidades, ajenos al acontecer criollo.

El viejo adagio de aplicación individual, pero sobre todo colectivo, dice: “Quien carece de proyecto propio estará condenado a conducirse bajo la influencia de proyectos ajenos”; en ello no existen términos medios, no obstante, quien enarbola su propio proyecto actúa según las orientaciones que le indique la brújula, advierte Jhonge Zavala.

Es decir -explica- quien proyecta se proyecta, marca su rumbo y marcha a destino seguro. Hemos sido educados, formados y adoctrinados en los valores de la civilización Occidental, vale decir, en la cultura del Homo Consumens, para formarnos como ciudadanos de la modernidad, esto es, seres humanos a la imagen y semejanzas de un modo de vida contrario y ajeno a nuestras idiosincrasias, tradiciones, costumbres y cultura ancestrales.

Es decir, seres huérfanos de memoria histórica de nuestras raíces originarias, carentes de información de identidad como pueblo, divorciados de todo conocimiento y valor humano en el marco de relaciones con nuestros semejantes. Desde ese ángulo, necesitamos reconstruir nuestra identidad, valores y principios filosóficos.

 

Caminos propios

Jhonge se adelanta a aclarar dudas: “Dicho de otra manera, necesitamos avanzar por caminos propios, para lo cual es urgente replantearnos la elaboración de un proyecto civilizatorio, emancipatorio, libertario y revolucionario, que nos coloque en el concierto universal de naciones en términos de un ejemplar referente ante la mirada de los pueblos del mundo aún en medio de los obstáculos y dificultades que la canalla internacional lanza con su carga de amenazas y agresiones contra el país.”

Agregó que conceptos como el de justicia, Derechos Humanos, democracia, igualdad, “en resumidas cuentas, el respeto por lo diverso ha sido proclamado y muy difundido en los textos principistas de la ONU, OEA, Unesco, Mercosur y cuanto organismos internacionales existen en el marco de la propaganda y la publicidad.”

Conceptos incluidos sólo como argumentos esenciales y vitales de la

democracia, contenidos incluso en las constituciones de los países capitalistas, sin que el futuro se construya con fundamento a sus preceptos, es decir, sin asidero cierto en la vida real, aseveró el docente.

 

Rescate ético

 

La reflexión dominical de Jhonge asume que el absolutismo de la civilización Occidental, potenciado por el obsceno influjo globalizador y neoliberal, ha multiplicado la avidez de sus corporaciones por el control de los mercados mundiales.

“La política, expresó alguien, es el arte de hacer posible lo necesario para la vivencia decente. Es la prolongación de las pugnas y confrontaciones bélicas por medios pacíficos, mediantes soluciones civilizadas de entendimiento”.

Creemos que ello es factible cuando nuestra concepción del mundo, el universo y la naturaleza diagnostica con toda certeza lo que nuestros pueblos necesitan para la convivencia real, que no es otra cosa que paz, pan y trabajo, y ello se hará realidad en la construcción de un modelo civilizado.

Un modelo que le devuelva al ser humano la base ética del saber y el dominio del

conocimiento, su identidad, memoria histórica y su disposición a la sociabilidad en la integración de naciones. Se trata de construir un modelo civilizatorio, un programa convivencial, democrático y plural, remató Jhonge Zavala.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *