Search
martes 21 noviembre 2017
  • :
  • :

Sugestión: “la ciencia del engaño”

Sugestión: “la ciencia del engaño”

Héctor J. González Montero

Cuando la sugestión es colectiva y su ignorancia alimenta la superstición del enojo, despierta arrebatos carnales y hace cometer crímenes contra sí y sus semejantes…..ninguna religión se salva de dichos acontecimientos. La sugestión está claramente definida como “Influencia que algo o alguien provoca sobre la manera de pensar o de actuar de una persona, que anula su voluntad y la lleva a obrar de una forma determinada”. En muchas ocasiones es utilizada para engañar a otras personas y tratar de ganarse su confianza y apoyo, esto está muy de moda si apreciamos los últimos eventos en los cuales vemos como los que ocupan cargos públicos, en su mayoría, utilizan la sugestión para hacer responsable a otros de los fracasos en la ejecución de los resultados obtenidos en su gestión, llegando a niveles tan altos de sugestión que algunos se aferran a que los responsables de todos nuestros males son otros y no los ejecutores de las políticas públicas. La sugestión es utilizada por algunos individuos para ejercer su dominio sobre otros, y en la vida cotidiana encontramos como existen personas que han sido tan influenciadas por este método que llegan a pensar que sin el apoyo de la otra o su presencia su vida no tendría valor ni fuerzas para avanzar; igual sucede cuando alguien para poder tener valor llega a utilizar cualquier método, licor o sustancias de forma que le infunda ese valor. La sugestión también está ligada a ciertas creencias y religiones. La sugestión es un estado psíquico en el cual un individuo experimenta las sensaciones e ideas que le son sugeridas y deja de experimentar lo que realmente siente. El poder de la sugestión permite que el cerebro decida como interpretar las sensaciones. El cerebro funciona como un computador que podemos programar con nuestro pensamiento. Es triste ver como la sugestión colectiva se apodera de un grupo, bien sea religioso o político, los cuales viven el día de la calamidades pero a pesar de sentirla la misma sugestión les hace negarlas con firmeza y aferrarse a una ideología que no les nutre, al contrario, los desgasta física y mentalmente destruyendo sus sentimientos y acciones que en algún momento pudieron haber sido de buena fe. La sugestión infundida a un pueblo lo ha llevado a la ruina total, a la miseria y al empobrecimiento. Si estudiamos la historia de la dictaduras en el mundo, vamos a encontrar como estos crueles dictadores han mantenido su poder a base del engaño y la sugestión al pueblo de que ellos son los salvadores, de que no habrá en el mundo otro igual que ellos que les ayude …a pesar de que esa ayuda prometida, esa prosperidad nunca llegue, el pueblo sometido a tal trato llega a defenderlos y a defender lo que no existe, ya que le han hecho ver que su única alternativa de salvación ni siquiera es Dios, sino el líder dictador que gobierna una nación, este ejemplo está plasmado en la historia, no es ficción, es realidad, el poder enorme de nuestra mente es capaz de almacenar cualquier tipo de información y darle la interpretación según sea de su interés. Los grupos en masa no razonan, no admiten o rechazan las ideas en bloque, que no soportan discusión ni contradicción y que las sugestiones que actúan sobre ellos invaden por completo el campo de su entendimiento y tienden a transformarse de inmediato en actos. Se ha demostrado que las masas, convenientemente sugestionadas, están prestas a sacrificarse por el ideal que se les siguiera, se ha visto que no conocen otro sentimiento que la violencia, convirtiendo la simpatía en adoración a líder supremo, y su antipatía por todos aquellos que según la doctrina les fue arrebatado. Este sentimiento tiene características muy simples: adoración de un ser al que se supone superior, temor al poder que se le atribuye, sumisión ciega a sus mandamientos, imposibilidad de discutir sus dogmas, deseo de difundirlos, tendencia a considerar como enemigos a todos los que rechazan el admitirlos. Ya se aplique tal sentimiento a un dios invisible, a un ídolo de piedra, a un héroe o a una idea política, siempre es de esencia Ideológica o religiosa. En él se aúnan lo sobrenatural y lo milagroso. Las masas revisten de un mismo y misterioso poder a la fórmula política o al jefe victorioso que momentáneamente las fanatiza. Y se siente recompensado al recibir una supuesta ayuda, que no es más que una dádiva por sus servicios. Mentes perdidas que olvidan a sus seres queridos y adoran con fervor a un extraño.

 

0424-4038633




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *