Search
domingo 24 septiembre 2017
  • :
  • :

Una disputa entre parientes tuvo un sangriento colofón

Una disputa entre parientes tuvo un sangriento colofón

BARQUISIMETO.- La disputa por una  bombona de gas y un molino perdido tomó un giro tan violento que uno de los involucrados terminó muerto por un disparo en el abdomen. El crimen se consumó en el interior de una vivienda en el sector Los Libertadores, al norte de la capital larense, el viernes en la tarde.

El  reclamo por la desaparición de los objetos encendió  una discusión  entre miembros de una misma familia dentro de la casa de uno de ellos. Protagonizaban la pelea un  joven de 18 años  y su cuñado, a quien apodan Toto. Fuera de la casa esperaba  la madre del muchacho. Transcurrieron  pocos  minutos de haber comenzado la airada conversación  cuando ya no se escucharon  voces sino una detonación,  la que dejó  moribundo al  hijo de la señora, Yonaiker Rubén López Pernalete.

La progenitora se apresuró en auxiliar al joven. Se afanó durante unas  dos horas en darle respiración  boca a boca para mantenerlo  vivo  mientras otro de sus  hijos corría  desesperado en la calle buscando  un carro para llevarlo a un centro asistencial. Nadie  se ofreció  como  voluntario, ni para  llevarlo  al ambulatorio de Tamaca, el más cercano, lamentó la madre.

Cuando finalmente consiguieron cómo  movilizarlo ninguna atención médica le servía. “No pude ayudarlo, no pude”, repetía el  hermano de  López con gruesas  lágrimas mojándoles  las mejillas, el viernes,  mientras  esperaba  la entrega del cadáver en la morgue del hospital Central Universitario “Antonio María Pineda” (Hcuamp).

 

 

Acusan a El Yoyo

Aunque el pleito  era entre López  y su cuñado Eduardo Enrique Cáceres, Toto, –quienes eran, además de parientes, vecinos-,  un tercer hombre se incorporó, luego, y fue este quien presuntamente  accionó el  arma por orden de Toto, según el relato de la familia del asesinado. Al  supuesto homicida  lo identificaron como José  Gregorio Baralona Peña, alias El Yoyo.

Desde el momento del asesinato los parientes de la víctima desconocen el paradero de ambos hombres.

Por otro lado, como posible autor de la muerte de López también se  nombró a un sujeto  conocido  como El Envenenado, con quien  supuestamente  tenía una deuda. En la comunidad, al parecer, el  muchacho  también  había  tenido  problemas  por delitos cometidos en el sector. Sin embargo,  una allegada lo  defendió  como un joven bien portado. “No andaba haciendo  nada  malo”, dijo. Estudiaba  los sábados en el Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces), refirió la madre, Yajaira Pernalete.

Las peleas entre Toto y los hermanos de su pareja, al parecer, eran frecuentes, porque supuestamente maltrataba a su  hijastro, un niño de 8 años de edad a quien  tenía  bajo  su cuidado desde hace  una semana aproximadamente  cuando su madre se fue a trabajar a Colombia.

A este hombre también se  le vincula como presunto  integrante de una banda robacarros.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *