Search
viernes 24 noviembre 2017
  • :
  • :

“Nuestros antepasados se rebelaron por menos de lo que acontece hoy”

“Nuestros antepasados se rebelaron por menos de lo que acontece hoy”

Francisco Chirinos / Foto: José Martínez

A juicio del intelectual porteño Carlos Jhonge Zavala, la injerencia de Estados Unidos en los asuntos internos de Venezuela es inaceptable y estimó que por mucho menos de lo que ocurre hoy día, ante las amenazas de Trump, “nuestros antepasados se rebelaron y con coraje pusieron de manifiesto su patriotismo al iniciar la gesta por la liberación de los pueblos oprimidos de Suramérica.

“Por menos de lo que ocurre hoy en el mundo globalizado, en tiempos de la colonización europea, nuestros antepasados aborígenes (Aztecas, Mayas, Incas, Caribes) se opusieron, resistieron y enfrentaron a las huestes invasoras del mundo occidental que, con las ventajas del poder de fuego a su favor, al costo de mucha sangre y bajo fuego enemigo impusieron su dominio sobre nuestros pueblos ancestrales.”

Fueron más tarde prohombres de la historia con Francisco de Miranda, como ejemplo, Gual y España, como precursores de la Independencia, Simón Bolívar, Sucre, Manuel Piar, Páez, entre muchos otros, venezolanos, y de de la América toda, los encargados de derrotar en el escenario de la pura confrontación militar y expulsar a los ejércitos invasores hasta alcanzar la total independencia nacional, de toda potencia imperial, precisó Jhonge Zavala.

“Altruismo, filantropía, desprendimiento, patriotismo, coraje, dignidad y decoro, sobran en estas aciagas horas de amenazas e injerencia de parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y sus adláteres de la OEA, ONU y cuanto órgano multilateral se suma a las agresiones contra Venezuela, frente a sus rimbombantes y estridentes anuncios”, indicó el docente universitario.

 

Progreso neoliberal

A juicio de Jhonge, los Estados Unidos ha mostrado, con menoscabo de respeto a principios de autodeterminación y soberanía nacional, a tratados, acuerdos y convenios internacionales, con total menosprecio a los pactos y leyes vigentes, su auténtico y verdadero rostro contra la nación y pueblos de la América Latina y el mundo.

Prevalidos por la descomunal ventaja de su aparato militar, policial y paramilitar, ahijados vergonzosos del narcotráfico, cofinanciado por su poderosa industria trasnacional, bendecidas por los jerarcas de la Iglesia Católica, y su cuerpo de acólitos representante de la más rancia burguesía parasitarias local, orgullo del “Progreso Neoliberal”, creen llegado el momento para posicionarse de gran parte del territorio y proceder a “ejercer control de las reservas y recursos energéticos, mineros y de biodiversidad”.

Buscan así los recolonizadores yankee, establecer su dominio e influencia imperial sobre nuestro continente y, muy especialmente, sobre Venezuela, a fin de imponer su absoluto control comercial y militar en tierras latinoamericanas.

 

Guerra en ciernes

Jhonge aseguró que en esta fase de la historia del país les va corresponder a los revolucionarios venezolanos, latinoamericanos y del mundo, estar en disposición para la lucha y el combate, “la guerra será irregular, en las selvas, ciudades y montañas de todo el continente. Está en evidencia la más criminal de las empresas emprendida por EE.UU., a propósito de la agresión de la que han sido objetos pueblos como el de Irak, Libia, Afganistán, Siria, y las insolentes manifestaciones de agresión proferidas contra Venezuela, potencia petrolera con yacimientos de gas y otras expresiones minerales de última generación, lo que la hace tentadora para satisfacer intereses “vitales” de los Estados Unidos.”

Agregó que asistimos a un período histórico en el que el poder dominante pretende una civilización global neoliberal, con predominio de una cultura única, un modelo de valores y “progreso único” e infalibles con absoluto desparpajo por la tragedia ambiental y humana en la que está inmerso el planeta. Es la lógica capitalista, es un sistema que aliena e impone a la humanidad un esquema de supervivencia, bajo el axioma de ser la panacea frente al actual estado de cosas.

Aún cuando las vocinglería gringa luzca estridente, o simples advertencias, nunca antes constituyó una agresiva manifestación desafiante, impúdica, grosera y obscena como la observamos en el presente devenir de la Venezuela contemporánea.

Ya en su momento lo predijera el Libertador Simón Bolívar: “Los Estados Unidos, parecen destinados por la providencia para plagar a la América de hambre y miseria en nombre de la libertad”. Hoy, es un hecho evidentemente demostrado, y será responsabilidad de los revolucionarios del presente hacer lo propio, precisó Jhonge Zavala.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *