Search
viernes 15 diciembre 2017
  • :
  • :

Contaminación sube en río Borburata pese a ser reserva natural protegida

Contaminación sube en río Borburata pese a ser reserva natural protegida

Francisco Chirinos/Fotos: José Martínez

El río Borburata padece de un grado creciente de contaminación debido a que sus orillas son receptáculos de material plástico, de quema consuetudinaria, de desechos sólidos y, además, su bosque ha sido objeto de la tala indiscriminada de grandes árboles centenarios cuyos troncos van a parar al cauce.

Tal accionar, al decir de los vecinos, es una consecuencia lógica de invasores profesionales que ocupan lotes de tierras de propiedad privada, caso específico de la finca El Lindero, lugar donde decenas de ocupantes ilegales han construido rancherías, han deforestado espacios otrora cubiertos por la exuberante vegetación y queman a diario.

Los desechos de la quema de basura y los originados en rituales de brujería y santería, practicados por los invasores en el lugar, van a dar directamente al río. Afluente que surte de agua a la parroquia Borburata, incluyendo a la Base Naval Agustín Armario, Dianca y las residencias militares del valle de Santa Lucía, donde también tiene su asiento la Universidad Nacional Experimental de las Fuerzas Armadas.

Área protegida

Esta realidad ocurre desde hace cierto tiempo, aseguran los vecinos, en un clima de impunidad hacia los invasores ilegales, que en su acción depredadora y contaminante no sólo están afectando una finca como El Lindero, sino que están causando un ecocidio en un río que no sólo forma parte del Parque Nacional San Esteban, sino que por sus condiciones de reserva natural es un Área Bajo Régimen de Administración Especial (Abrae).

Las Abrae son áreas de una mayor protección y resguardo ambiental porque constituyen reservas ambientales de biodiversidad, por lo que no puede haber afectación en ellas sin la debida autorización de las autoridades ambientales. Tal es el caso del Refugio de Fauna Silvestre de Cuare, que abarca parte de los municipios Acosta (San Juan de los Cayos) y Monseñor Iturriza (Chichiriviche) en la Costa Oriental del estado Falcón.

En este último caso, la gobernadora del estado Falcón, Stella Lugo, a través de la Misión Vivienda reubicó a pobladores cuyas viviendas artesanales erigieron en un humedal, en el sector Flamenco de Chichiriviche, para apartamentos construidos en el urbanismo Punta de Mangle. Lo que permitió despejar un área donde no se puede permitir ningún tipo de construcción porque forma parte del referido Refugio de Fauna Silvestre de Cuare.

 

Solución

En Borburata, la acción contaminante ha minado el bosque de gigantescos árboles, lo que altera el ciclo del agua. La basura merodea el río y los desechos plásticos causan daños al ecosistema. La solución está en manos de los organismos de resguardo ambiental que deben impedir las invasiones y así salvar, todavía se está a tiempo, el gran reservorio de agua dulce que es el río borburateño.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *