Search
Domingo 20 Agosto 2017
  • :
  • :

Espejo de Vida La historia maestra de la vida

Espejo de Vida La historia maestra de la vida

Héctor J. González Montero

Burckhardt señalaba en sus “reflexiones sobre la historia del mundo”, que “el espíritu humano no puede juzgar libremente el pasado sino desde una distancia temporal”. Y nosotros debemos hoy contemplar el paisaje en medio del camino, para registrar su colorida belleza o su adulta aridez y realizar una valoración estética que, más tarde, una vez completado el viaje y analizado retrospectivamente podría, quizás, ser modificada en forma sustancial. Sin embargo, a pesar de estas serias limitaciones, es hora de hacer un examen de conciencia con respecto a los resultados obtenidos hasta ahora por la vigencia de algunas ideas. Para Cicerón la historia era “maestra de la vida” y para Cervantes “madre de la verdad”. En realidad, ambas sentencias eran y son expresiones de deseo, esperanzas de que así sea, apuestas al futuro respecto de que la historia sirva para algo bueno, precisamente porque consustancial a ella es la verdad, esa verdad que todavía algunos no quieren ver, negándose rotundamente a su existencia. En la historia no existen predeterminaciones teleológicas, pues si así fuera obrarían como un cepo para la propia ciencia historia. Además, no es posible alcanzar en ella una objetividad absoluta que permita arribar a verdades definitivas. Tampoco es la historia un espacio de relativismo total, porque ello constituiría un impedimento para la producción, acumulación y transmisión de saberes históricos. Por último, así como la búsqueda de la verdad debe ser un horizonte ético que nunca debe perderse de vista, el quehacer historiográfico debe tener una finalidad de aplicación que trascienda su producto. Lo anterior es el abc de la ciencia historia. De entrada, pues, se parte reconociendo la existencia de un desfase entre teoría, metodología y filosofía de la historia, por un lado, y la realidad, por el otro. Desfase que conocían muy bien Cicerón y Cervantes hace ya muchos siglos. Los gobernantes y sus grupos de asesores y aduladores que ejercen el poder de gobierno con frecuencia imponen medidas que resultan contrarias a su propio interés y políticamente les resultan contraproducentes al tomar decisiones que afectan de forma negativa a la mayoría de la población; ésta se irrita por tan solemnes estupideces, pues sabe que hay otras opciones que afectan menos los intereses sociales. La tipología incomprensible de algunos gobiernos, incluyendo el nuestro, es la siguiente: Tiranos, ambiciosos, incompetentes, mentirosos e insensatos y corruptos. Cualesquiera de estas actitudes que de manera recurrente asumen algunos gobernantes, resulta hasta cierto punto incomprensible para muchas personas puesto que produce prejuicios sociales, rompe consensos políticos y reduce la capacidad del gobierno mismo; lo anterior nos muestra que carecen de un marco de referencia para analizar la realidad de los acontecimientos de hoy. La insensatez política suele definirse como aquella situación donde en forma deliberada se organiza una acción de gobierno que tiene por lo menos las siguientes características: 1) Es percibida como contraproducente por ser contraria a las prácticas de gobierno regulares y efectivas; 2) es evidente que existen otras opciones que auguran un mejor resultado, es decir, que la implantada no es la mejor ni la más adecuada; 3) las repercusiones sociales negativas de tales decisiones estarán a la vista en un corto, mediano o largo plazo, y 4) los efectos de tales medidas las resentirá la población. ¿Por qué razón algunos gobernantes tomaron decisiones en los momentos menos apropiados, ejemplo Venezuela, para decretar aumentos salariales, nuevas leyes o reglamentos, hacer devaluaciones, subir impuestos, aumento a los productos básicos, imponer una asamblea Constituyente? Éstos y otros actos son ejemplo de la sinrazón que erosionó el capital político que supuestamente los sustentaba. Es peligroso negarse a aprender de la Historia y de las experiencias que ella proporciona. No quiero ser profeta, pero todas las decisiones mal tomadas y la terquedad de imponer a su manera, violando la Constitución, a pretender elegir una Asamblea Constituyente carente del voto con más del 80% de rechazo, seguro va a traer serias consecuencias a toda la población. Y aquellos que hoy hacen alarde y manipulan a la opinión pública con opiniones fuera de contextos, mañana al ver el fracaso seguro van a correr a buscar el paraguas de la justificación para asumir una pobre y débil defensa. Como ya lo he dicho, la Historia no ha dejado suficiente experiencia de errores que han llevado a naciones enteras a un triste final, posicionando en el gobierno a crueles dictadores que han plagado a sus naciones en las miserias menos imaginables… Nuestra Constitución es la mejor del mundo…ya lo olvidaron, esos mismos que hoy dicen que hay que modificarla sin consultar al pueblo, fueron los mismos que ayer hablaban de su blindaje… ¿Dónde queda el legado de su líder?

 

0424-4038633

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *