Search
miércoles 22 noviembre 2017
  • :
  • :

¿Qué son los colectivos ¿ y cómo operan para “defender la revolución”

¿Qué son los colectivos ¿ y cómo operan para “defender la revolución”

Tomado de AFP

Los colectivos salieron a la calle en abril de 2008 para protestar contra unas redadas de la fuerzas de seguridad

La amenazante pintada destaca en los muros. Es la silueta de un hombre rodilla en tierra y apuntando con un fusil. Sobre ella, una leyenda: “Los colectivos toman Caracas en defensa de la ¡Revolución!”.

El grafiti pintado sobre una plantilla es común en paredes y edificios del centro y de muchos barrios de Caracas. También sobre los muros blancos externos del Palacio Legislativo, asaltado el miércoles por un grupo de civiles afines al gobierno de Venezuela.

Los líderes de la oposición los llaman “paramilitares”. La fiscal general, Luisa Ortega, los define como “grupos civiles armados al margen de la ley”. En la calle los conoce simplemente como “colectivos”. Y suelen ir encapuchados.

El gobierno dice que numerosos colectivos son agrupaciones sociales que trabajan en proyectos de educación y de producción dentro de la organización comunal que promovió Hugo Chávez.

Muchos son pacíficos. Muchos tienen un papel muy político asociado a una larga tradición de izquierda. Eso los vinculó a Chávez y a la revolución bolivariana, ahora comandada por el presidente Nicolás Maduro.

Pero otros controlan con armas e impunidad algunas zonas desde hace años, según denuncian vecinos y ONG.

En el actual clima de confrontación y de conflicto político entre gobierno y oposición, que se plasma en las calles, los colectivos cobran un papel protagónico.

El 28 de junio, por ejemplo, manifestantes cortaban la calle frente al Hospital Clínicas Caracas. De repente, un grito: “¡Los colectivos!”. Un grupo de motorizados encapuchados causó pánico con su sola presencia.

En fotos y videos publicados en redes sociales y medios de comunicación locales en las últimas semanas se vio a civiles con armas de fuego.

Aunque es difícil englobar a los colectivos y muchos grupos declinaron hablar de BBC Mundo, visité a líderes de varios colectivos para saber qué piensan y conocer cómo se articulan con las fuerzas de seguridad del Estado.

 

“Alerta”

Es un sábado de mayo y la oposición ha convocado a una nueva marcha. Juan está atento. Acaba de recibir un mensaje en el celular de lo que llama un “patriota cooperante”.

“ALERTA Me llegó información de que los escuálidos terroristas están planificando tomar la Redoma de la India”, dice el texto sobre la principal plaza del barrio de La Vega. “Escuálidos terroristas” es la forma despectiva de referirse a los opositores.

El mensaje sigue. “Por sí o por no, debemos estar mosca (atentos) y preparados para bajar a los primeros indicios; me parece o no, todas y todos tenemos la decisión de salir a combatir la contrarrevolución”.

En ese momento se activa Juan, que fue policía y forma parte del ODDI (Órgano de Dirección de la Defensa Integral) en el barrio de La Vega. Responde al ODDI Capital de Caracas, a cargo del jefe de gobierno del Distrito Capital, que ahora es el mayor general Antonio Benavides Torres.

Hasta hace pocos días, Benavides era el jefe de la Guardia Nacional. Algunos miembros del cuerpo están acusados de haber matado a manifestantes de oposición. La Fiscalía imputó recientemente a Benavides por violaciones de derechos humanos.

Las operaciones del ODDI, iniciadas con la alerta del “patriota cooperante”, se articulan con la ZODI (Zona Operativa de Defensa Integral) y la REDI (Región de Defensa Integral), ambas ya con estructura completamente militar a cargo del Ministerio de Defensa.

Así se activa lo que el gobierno socialista llama la unión cívico-militar, plasmada en ley desde 2014 y a la que tanto apela en los últimos meses porque considera que la oposición está promoviendo un golpe de Estado y una intervención extranjera.

En abril, ya en plena ola de protestas, el presidente Maduro incluso dijo que ampliaría a medio millón de miembros la llamada Milicia Nacional Bolivariana, un cuerpo de civiles con entrenamiento militar. Y afirmó que les garantizaría un fusil a cada uno.

Los responsables del gobierno citan los artículos 322 y 326 de la Carta Magna, que hablan de la corresponsabilidad entre el Estado y los venezolanos para la defensa del país.

Pero, ¿cómo se refleja eso en la actuación del colectivo Domingo Rebolledo?

De negro y con el rostro cubierto

Juan asegura que la propia policía y Guardia Nacional llaman al grupo de motorizados para intimidar, asustar, disolver una manifestación y limpiar la calle de las barricadas.

Por ello se visten de negro con el rostro cubierto.

Viajo con ellos en moto y me muestran un recorrido habitual en la cercana parroquia de El Paraíso, uno de los principales focos de levantamiento contra el gobierno.

“Nosotros no vamos a llegar reprimiendo, atropellando ni agrediendo, simplemente llegamos a dispersar, para que no dañen los bienes de la nación”, me dice Juan, que asegura que su grupo es pacífico y que lo máximo que hacen es apresar a un manifestante y entregárselo a la autoridad.

Le pregunto si ellos tienen armas. Juan dice que no, aunque podría tomar prestada una de su tío.

“No podemos llegar a las armas, porque la oposición está muy armada. Te puedes imaginar el estallido que se puede generar (…) Hay armas, pero no las usamos. Queremos mantener la paz”, dice Juan, que es funcionario público.

Un compañero, formado en la lucha armada de los años 70 y 80, va más allá. “Para que este gobierno caiga tiene que haber una guerra. Si la hay, estamos preparados”, asegura, temeroso de que otro Ejecutivo acabara con los “logros sociales” del chavismo.

Juan reconoce que hay colectivos que no operan como el suyo. Y que cuentan con impunidad.

“Los colectivos son impunes en todo. Pueden tomar una acción y el gobierno lo respeta, porque son personas que vienen de la policía o son mismo policías activos. Tienen contacto en la policía. Agarran a uno preso o matan a uno por algo. No pagan nada por eso. Nosotros no estamos trabajando así”, compara.

En las imágenes del miércoles en el Palacio Legislativo, por ejemplo, se vio que la Guardia Nacional no impidió el paso a los manifestantes. Luego tampoco los dispersó para permitir la salida de los parlamentarios, que estuvieron siete horas en el edificio.

“Pacífica, pero armada”

Chávez, que atribuía la supuesta violencia a la burguesía venezolana, siempre dijo que la revolución era “pacífica, pero armada”.

Esas palabras las recuerda Lisandro López, conocido como Mao, líder histórico de la lucha armada en Venezuela en los años 70 y 80 y uno de los pioneros de los Tupamaro, nombre que recibió su grupo en Venezuela en honor al original de Uruguay.

Mao también dice que impulsó la creación de los colectivos en la primera mitad de la década pasada.

“Eran una forma de apuntalar al gobierno en los barrios”, me dice sentado en el despacho de la escuela que dirige ahora a los 58 años.

“Nacen como una necesidad política”, recuerda los años inmediatamente posteriores al golpe fallido contra Chávez en 2002.

De momento no están en esa fase, dice. Le pregunto qué haría falta y cómo se activarían. “Con la orden del presidente. El único jefe de nosotros es Maduro. El que determina la acción es Maduro”, dice Mao, que me habla de códigos y de interpretaciones de las alocuciones presidenciales.

Ellos controlan con armas e impunidad algunas zonas desde hace años, según denuncian vecinos y ONG. / Foto: Internet




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *