Search
martes 21 noviembre 2017
  • :
  • :

En Agenda ¿Encrucijada o laberinto electoral?

En Agenda ¿Encrucijada o laberinto electoral?

Osmel Ramos

Habiendo el CNE fijado fechas para elegir a los integrantes de la Asamblea Nacional Constituyente (AC) y a gobernadores y diputados regionales, en el panorama político aparecen nubarrones que serán más oscuros dependiendo de que sean vistos con lentes oficialistas o de la oposición, y contrario al optimismo que aparentan los líderes de los bandos polarizados las perspectivas no son nada claras para el GPP ni para la MUD.

Desde la perspectiva oficialista y teniendo en cuenta que, por un lado, ven en la AC la vía para pacificar al país y restablecer la estabilidad política para poder consolidar un modelo de Estado-Nación socialista; y por otro lado, ante la decisión de la MUD de no participar en el proceso constituyente y de sabotearlo, entonces el éxito o el fracaso de las elecciones del 30-J dependerá de que la participación popular sea mucho mayor que la abstención, y no del mayor número de constituyentistas del Gran Polo Patriótico (GPP), pues, a fin de cuentas no tendrán competidores oficiales de la MUD.

Pero más allá de la evaluación cuantitativa de los resultados del 30-J, los riesgos del fracaso de la AC como herramienta de política de pacificación son grandes, porque difícilmente un sector social que con generosidad actualmente pudiera estimarse que representa a cerca del 50% del electorado, pueda imponer pacíficamente al resto de la sociedad un modelo político antagónico que, además, es adversado por poderosos intereses extranjeros que son los diseñadores y financiadores de la estrategia política desestabilizadora, incluso de la violencia, que de guarimbas está pasando a insurrección armada paramilitar, riesgo de fracaso político que crece cuando algunos voceros promotores de la AC la ofertan como instrumento de sanciones y retaliaciones.

Sin pretensiones de dar lecciones políticas, por tener cierta experiencia en la materia que, combinada con algo de formación académica y doctrinaria, dan consistencia a la consideración de que la MUD se encuentra entre una encrucijada y un laberinto como consecuencia de las diferencias internas entre los que consideran continuar con la línea violenta para tomar el poder a corto plazo, desechando la vía electoral, y quienes no descartan la participación en los próximos comicios porque consideran que con el crecimiento del descontento popular a causa de la crisis económica se reducen aún más las posibilidades de una victoria del oficialismo en cualquier contienda electoral, por lo que no dudan de una victoria amplia en los comicios regionales del 10-D y también en los del 30-J, pudiendo controlar a la próxima AC; esta alternativa posiblemente la evaluó el gobierno, considerando correr el riesgo de convocar a una constituyente -aún pudiendo ser derrotado- previendo la reacción de rechazo inmediato de los integrantes de la MUD. Esta compleja y conflictiva situación de la alianza opositora originada porque hasta ahora los sectores más radicales, apoyados por los poderes económicos y políticos internacionales y por los medios comunicacionales privados, han logrado imponer la estrategia del rápido ascenso al poder con evidente subestimación de la vía constitucional.

El rechazo automático de la AC por parte de los radicales (y el silencio de los otros) privó a la MUD de la oportunidad de un debate interno que pudiera haber conducido a sentarse con el gobierno para discutir unas condiciones más equilibradas de participación, y aunque después decidieran no participar, hubiesen quedado ante la opinión pública no polarizada como no cerrados a un diálogo que más del 80% de la población apoya. Creo que la exigencia de nuevas condiciones para participar hubiese puesto al gobierno en un aprieto porque no le sería fácil triunfar en medio de una crisis como la que vivimos.

Pero el serrucho se le trancó a la MUD con lo de las elecciones regionales, porque al igual que en lo de la AC los radicales enturbiaron el agua al rechazar automáticamente todo el cronograma de elecciones, causando disgusto entre algunas de las organizaciones integrantes de la MUD con candidaturas en la calle desde hace más de un año y que ahora ven en peligro la posibilidad de participar, ya que el proceso de inscripciones de candidaturas culmina en los primeros días de agosto, situación que, sin dudas, tendrá sus consecuencias en las relaciones de la alianza opositora.

 

Pensamiento.-

El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda en él”, proverbio chino

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *