Search
miércoles 13 diciembre 2017
  • :
  • :

Llegaron los héroes de la Vinotinto Sub-20

Llegaron los héroes de la Vinotinto Sub-20

Juan Pablo Marín

En la tarde de ayer arribaron al país los héroes de la Vinotinto Sub-20 luego de quedar subcampeones en el Mundial de Fútbol en Corea del Sur. Fueron recibidos por todo lo alto en el aeropuerto internacional Simón Bolívar y luego fueron homenajeados en el estadio Olímpico de la UCV.

Aproximadamente a las 2:30 de la tarde arribó el vuelo donde llegaron los criollos y el primero en salir del avión fue el Director Técnico de la Vinotinto, Rafael Dudamel, quien se mostró orgulloso por el recibimiento que la Federación Venezolana de Fútbol le organizó a los guerreros de la Sub-20.

La Vinotinto llegó con la mayoría de sus jugadores, sólo faltaron Adalberto Peñaranda, quien viajó directamente a España para tratarse una fractura en el dedo de un pie que tuvo en la final, y Yangel Herrera, que se tuvo que reportar con su equipo en los Estados Unidos.

Los jugadores que le regalaron la alegría durante las tres semanas de campeonato a todos los venezolanos que tanto la necesitaban en los momentos tan duros que está viviendo el país, desembarcaron con una gran felicidad por lo logrado en el Mundial y con el anhelo de ver a sus familiares, con quienes no habían tenido ningún contacto físico en los últimos cuatro meses.

Sin duda que este es el mayor logro de la Vinotinto en un Mundial, además que impulsa a otros jugadores a dar el mismo nivel de entrega por la camiseta y por el país, además de ser la generación de relevo de la selección nacional.

“Gracias, Venezuela”, dijo Rafael Dudamel, entrenador y arquitecto del grupo de este logro que, seguramente, se valorará mucho más conforme pase el tiempo. “Fue mucho tiempo fuera de casa”, añadió el técnico.

Para muchos de los seleccionados, el momento era irreal. “Pensaba que sólo veríamos a nuestras familias, esto es simplemente increíble, para nosotros lo más lindo es que el pueblo esté feliz”, comentó el lateral derecho Ronald Hernández.

Los “héroes Sub-20” se trasladaron a la capital en una multitudinaria caravana, que los acompañó desde la salida de Maiquetía hasta la entrada del estadio de la UCV, donde cada uno de los jugadores y del cuerpo técnico fue reconocido por la FVF.

Al llegar al estadio de la ciudad capital, los integrantes de la selección fueron presentados uno por uno y dieron sus palabras de agradecimiento a los presentes.

El público saltó de emoción con cada uno de los muchachos, pero explotó al escuchar el nombre del seleccionador Vinotinto, Rafael Dudamel. El estratega, notablemente emocionado, dio un gran discurso en el que resaltó la labor de sus jugadores, la unión que tienen en el plantel y la alegría de ver al país unido para apoyarlos cada mañana.

Dudamel fue aclamado por los asistentes. “Así los quería ver a todos juntitos vestidos de Vinotinto. Aquí cabemos todos. Gracias Venezuela”, dijo emocionado.

Indicó que antes de la final imaginaba “este recibimiento en el Olímpico” e inmediatamente saltó con sus jugadores y el estadio completo lo acompañó al grito de: “Vinotinto soy, Vinotinto soy”.

Agradeció el apoyo de la afición y celebró que le hayan dicho que “fueron las mañanas más felices de nuestras vidas”. Alabó a sus futbolistas y dijo que desplegaron un juego maravilloso. Pidió un gran aplauso para los padres “y sobre todo a las madres que los parió”.

Inmediatamente el público comenzó a gritar: “Y va a caer, y va a caer. Este gobierno va a caer”. Dudamel entonces dijo: “no quiero que nadie nos robe este momento de fútbol, este momento de felicidad”.

Agregó que era el momento de los jugadores. “Una generación de futbolistas extraordinarios. ¡Gracias campeones! ¡Gracias muchachos! Estos muchachos nos permitieron sacar el orgullo nuevamente y sentirnos felices de ser venezolanos”.

Tuvo palabras para los medios de comunicación y los dirigentes. “Señores dirigentes, muchas gracias”.

Dudamel expresó que lo hecho por los muchachos en el Mundial de Fútbol nos está obligando a crecer y evolucionar.

Por último pidió un aplauso de pie a todo su cuerpo técnico, porque “sin ellos no hubiese sido posible. Ellos son todo para mí. Fueron casi dos años en los que incansablemente se entregaron al máximo. Gracias familia”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *