Search
lunes 25 septiembre 2017
  • :
  • :

Morón…Despierta Lentamente!

Morón…Despierta Lentamente!

Rafael Garrido

No ha sido fácil hacerle entender al noble Pueblo, mi pueblo de Juan José Mora, que el proyecto de gobierno conducido por Nicolás Maduro, no tiene cabida en un País que tiene un talante democrático comprobado y arraigado, a tal punto que tuvimos 40 años consecutivos disfrutando de una democracia que mal o bien funcionaban la división de unos Poderes Públicos autónomos al igual que las Instituciones cumplían sus objetivos y todos los venezolanos, sin distinción de razas, colores o religiones, lográbamos las oportunidades que por supuesto nos las bregábamos. Pero lo más importante era que podíamos vivir y crear a nuestros hijos con los ingresos del oficio, profesión o emprendimiento que escogíamos para abrirnos caminos en nuestras vidas. Muchas madres levantaron sus familias y hasta graduaron de profesionales universitarios a sus hijos, vendiendo empanadas o ejerciendo el oficio de mucamas en casas de familia, y junto al resto de la sociedad levantaron e hicieron de nuestra Venezuela un País fraterno, solidario y de brazos abiertos no solo para sus hijos nacidos en su seno, sino también al inmigrante que un buen día decidió venir a nuestra tierra a buscar nuevas formas de vida.

De un tiempo para acá, Venezuela ha sufrido los estragos de una implacable división, que ha alcanzado hasta los más humildes núcleos familiares. Hermanos peleando con hermanos y ni se diga de los vecinos; simplemente porque en nuestro léxico o lenguaje se inmiscuyeron palabras y frases insultantes, por el simple hecho de pensar distinto a los jerarcas que una vez escogimos para buscar de sumarle valor agregado a la manera de gobernar y administrar los recursos tanto humanos como materiales de nuestra Patria.

Pero hoy los venezolanos, estamos dispuestos a devolverle la fraternidad y hermandad que hizo de nuestra Venezuela una Patria grande; y para ello todos los venezolanos o mejor dicho la inmensa mayoría, ya hemos decidido bregar, luchar, no importa los riesgos y dificultades que se requieran para lograr los objetivos. Es aquí donde yo coincido que mi amado Pueblo Morense sigue en una especie de sueño, insomnio, amodorramiento por no decir letargo; pero que también tengo la inmensa Fe de que poco a poco irá despertando como en efecto ya se está notando. Comenzamos reuniéndonos los dirigentes de los partidos y empezamos a llamar a los militantes y amigos logrando hacer protestas con 50 o más participantes. Continuamos nuestra lucha y ya podemos decir que la convocatoria ronda los 200-250 personas, con lo que coincidimos que Morón despierta lentamente. La caminata que realizamos el pasado miércoles 10 de mayo en horas de la tarde por la encrucijada de Morón, íbamos unas 250 personas, por lo que a los cuerpos de seguridad no les quedó otra alternativa que permitirnos cerrar un canal de las avenidas Carabobo y Yaracuy, y tal vez se quedaron boquiabiertas porque no hubo nada que lamentar.

Morón abre los ojos y toma conciencia, porque está sufriendo como el resto de los venezolanos de las penurias y miserias en las que nos ha sumido el gobierno de Maduro; por eso al vernos protestar, salen a las puertas de sus viviendas y con sus gestos y miradas nos dicen que estamos haciendo lo correcto. Por ello, yo albergo las esperanzas de que a medida que pasan los días, Morón al igual que toda Venezuela, se dará cuenta que este nefasto proyecto o mejor dicho rancio modelo que nos desgobierna, implosionará, se hará añicos y desaparecerá para siempre de la faz de la tierra venezolana; esa que cuenta con inmensos y ricos recursos naturales, pero que también cuenta con unos depredadores que no han hecho otra cosa que arruinarla, sembrando la hambruna mas atroz por la que hayamos pasado sus hijos en toda la historia de la humanidad.

Hoy cuando la Mesa de la Unidad Democrática decidió llevar a cabo un plantón nacional, nosotros los dirigentes políticos de nuestro Pueblo Morense decidimos realizar una Misa en el Parque Santa Ana a las 2,30 P.M y luego de concluida la homilía, nos iremos caminando en silencio y en oración por toda la avenida Carabobo, hasta llegar a la plaza El Indio, en donde rezaremos el Santo Rosario en honor a los mas de 40 jóvenes que han ofrendado su sangre para que nuestros hijos y nietos vivan en la Venezuela que ellos soñaron, pero que un puñado de autócratas y farsantes cegaron sus vidas y también pretenden obstruir el camino de oportunidades a nuestras generaciones.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *