Search
Viernes 18 Agosto 2017
  • :
  • :

La Expresión: Día del Libro 2017

La Expresión: Día del Libro 2017

Carlos Parra (*)

¡Hola amigas y amigos!

El próximo domingo el mundo celebra por decreto de la Unesco la creación del Día Mundial del Libro y de los Derechos de Autor el 23 de abril de cada año, coincide con el 23 de abril del año de 1616, el deceso de Miguel de Cervantes, de William Shakespeare y del Inca Garcilaso de la Vega. También nacieron otros ilustres autores como Manuel Mejía Vallejo, Maurice Druon, Vladimir Nabokov y K. Laxness. Por este motivo, esta fecha tan simbólica para la literatura universal fue la escogida por la Conferencia General de la Unesco para rendir un homenaje mundial al libro y sus autores y alentar a todos a descubrir el placer de la lectura y respetar la irreemplazable contribución de los creadores al progreso social y cultural.

Esta gran celebración, en los países de habla castellana se ha venido festejando como el Día del Idioma.

Esta fecha es para recordar que el libro como fuente de sabiduría, arte y conocimiento ha sido el mejor estímulo para que nuestras lenguas profundicen y perfeccionen sus coordenadas sintácticas y semánticas en función de una mayor comprensión de nuestro idioma.

En lo referente a nuestro idioma, el español, es una de los más extendidos en el mundo. En él se expresan millones de personas de la población mundial.

En la recientemente anunciada ortografía de la Real Academia Española hay poquísimas innovaciones. Algunas ni siquiera son tales, pues datan de 1952, la última vez en que la Real hizo algo útil. Pero no le obedeció la gente, incluso personas que aún escriben “fué” (no lleva acento) y acentúa los demostrativos, éste, ése, aquél, muchas veces donde y cuando no corresponde.

Lo mismo ocurre con sólo, pocos entienden bien ciertos instrumentos de la escritura como el acento ortográfico o las mayúsculas.

Como señaló Andrés Bello, hay tres criterios aplicados caóticamente: etimología, pronunciación y uso. La Real Academia no sistematiza cuál criterio seguir y entonces hay que decidir caso por caso. La “h” muda porque así escribieron los romanos. Podemos escribir “armonía y arpa” sin h, pero no sé por qué no se puede suprimir h en haber.

Mucha gente se asusta con la supuesta desaparición de ch y ll, azuzada por la prensa amarillista.

No desaparecen, sólo que ahora por molde de computación, las palabras que comienzan con ch y ll no se listan aparte y se subsumen en c y l. Puedes seguir escribiendo Chávez y llave, etc.

No permitamos la degradación de nuestro idioma. Utilicemos los acentos. Evitemos utilizar las letras “k” o “z” incorrectamente. Usemos la letra “h” donde corresponda. Apliquemos las reglas ortográficas.

Ahora bien, en otro orden: el goce de la lectura. La lectura de un texto es un diálogo interior, silencioso o solitario que estremece y llena de placidez al espíritu o despierta tormentosas emociones de ira, de alegría, de odio, etc.

Desde hace 87 años se viene celebrando todos los 23 de abril el Día del Libro, su instauración data de 1930, 34 años después en 1964, quedó instituido oficialmente como Día del Libro para los países de lengua castellana y portuguesa.

En 1993, la Comunidad Europea lo proclamó Día del Libro, y finalmente, en 1995, la UNESCO decidió ingresar la fecha al calendario y desde entonces se celebra el Día Mundial del Libro y de los Derechos de Autor.

Esta fecha hay que valorarla positivamente. El libro tiene una importancia en la cultura universal, y en consecuencia hay que darle a conocer a la gente cuán importante es, y para eso se instauró el Día del Libro.

Esta es una celebración más que todo académica y es todos los días del año.

El libro es un instrumento tan importante, tan completo, que no se puede tener un solo día, se tiene que tener todos los días.

El libro es tan imprescindible, que una persona, un profesional que no tenga una biblioteca, me parece que no cultiva su alma.

El libro es un instrumento espiritual, un instrumento que te abre otros mundos y es una herramienta que se debe preservar.

Leer permite conducir, no leer permite ser conducido, de allí se comprende la importancia de la lectura. La lectura proporciona sabiduría, actúa sobre la información de la personalidad, es fuente de recreación y de gozo. Constituye un vehículo para el aprendizaje, para el desarrollo de la inteligencia, para la adquisición de cultura.

 

“El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”.

Miguel de Cervantes.

 

(*) Lcdo. Lengua y Literatura y Miembro correspondiente de la Academia de la Lengua, Capítulo Carabobo.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *