Search
Viernes 18 Agosto 2017
  • :
  • :

Cloacas rebosadas, postes en mal estado y delincuencia: Tormentos en La Sorpresa

Cloacas rebosadas, postes en mal estado y delincuencia: Tormentos en La Sorpresa

Williams Salazar Fernández/Fotos: Freddy Estraño / Kevys Aponte

Ya los habitantes de La Sorpresa “han perdido la cuenta” de las veces que se han comunicado con representantes de la empresa Hidrológica del Centro y del gobierno local, para notificar uno de los problemas que más los aqueja: El desbordamiento de las aguas negras. Así lo expuso Alberto Montesinos, morador de la zona.

Al atravesar la avenida principal de la urbanización con la calle 25, vecinos y visitantes de la localidad deben soportar los hedores que se desprenden de una boca de visita. Del drenaje que se encuentra totalmente colapsado surgen líquidos residuales que posteriormente se internan en alcantarillas dispuestas para las lluvias, ocasionando contaminación en el ambiente.

De acuerdo con José Salazar, otro de los perjudicados, el inconveniente tendría al menos dos años. “Cuando se desborda sale por las tuberías de las casas”, indicó luego de asegurar que Hidrocentro junto con la Alcaldía de Puerto Cabello realizaron “trabajos de conexiones cloacales” hace cuatro años con lo cual se empeoró la situación.

Asimismo, comentó que en el vecindario hay una niña con problemas en la piel y se cree que sea a causa de las aguas putrefactas que corren por las aceras. Pero esta no es la única contrariedad que enfrentan los residentes del populoso sector.

Enrique José Curiel pidió a los cuerpos de seguridad que efectúen operativos en la zona. Bombillos, cables y unidades de aire acondicionado son los “preferidos” por los maleantes, que en concordancia con el antedicho vecino, revientan los faros de las calles para cometer sus fechorías en total oscuridad.

Finalmente, Montesinos extendió un llamado a funcionarios de Corpoelec para que se aboquen a reparar los postes eléctricos corroídos o en mal estado, debido a que también constituyen un riesgo para quienes viven en La Sorpresa.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *